Sígueme

sábado, 31 de julio de 2010

Cosas Imposibles

Hoy decidí que el blog que abrí para los cadáveres exquisitos con Pablo lo usaré yo en mi modo egoísta, no significa que él no pueda usarlo, obviamente él podrá escribir de vez en vez lo que ronde por su cabeza, por ahora yo intentaré ser quien divague por aquí.

¿Por qué el título de la entrada? No hay muchas razones, la primera es porque ando escuchando esa canción, porque hoy pasaron Cosas Imposibles y porque, obviamente deseo Cosas Imposibles.

Soy una mortal como cualquier otra, que cada vez que escribe esa palabra (mortal) no puede evitar pensar en mortadela, carne que cree fielmente viene de niño perdido (demasiado rosada).

Para la primera razón, escuchen la canción, aquí el link Cosas Imposibles

¿Qué Cosas Imposibles?

Pasaron de esas como que descubres que todo es diferente a como promete ser y se supone debe ser. Hablar es una de esas.

Las que deseo...son mis peticiones básicas, dinero, dulces, zombies, carros (se los daré alguien más) dominar el mundo. Es decir ¿quién no desea cosas imposibles? Vivimos de eso, de las nimiedades imposibles.

Una vaina es tener metas y otra es poner los ojos en algo que NUNCA será nuestro.

Aunque quítemonos esa máscara de personas realizadas, decididas con futuros por delante y que tales. Admitámoslo, nos gustan, las amamos, adoramos, IDOLATRAMOS las cosas que no podemos tener, las Cosas Imposibles. Nada de "me costó tenerlo y por eso lo aprecio" ¿cuáles? Una vez está en nuestras manos esas imposibilidades...chan chan chan...ocurre la magia, esa bella magia que nos hace taaaaan atractivos, a nuestros mismos ojos, el conjuro llega y nos jode la vida y nos hace simplemente NO - sí, es un bello no- NO NO NO y no querer aquella adquisición nueva.

¿Cosas Imposibles? ¡Por favor! Todos las amamos...y si alguien que no, divúlguelo porque no le creo.