Sígueme

lunes, 25 de octubre de 2010

Por si no lo he dicho....odio a la gente.

Si ya lo dije o si ud se sabe mi discurso de memoria, me vale tres tiras de mástil principal (tres tiras de verga...uy que grosera). Odio a la gente, no a todos obviamente, pero en su expresión más pura de razá la odio.

¿Qué me refiero con raza? Raza son aquellos que no entienden para qué sirve un desgraciado cinturón, que usan el pantalón a media nalga y para colmo lo aseguran con dicho artefacto, que desconocen para qué son lso botones y andan por ahí mostrando el pecho y si se creen mucha clase estarán (mal) depilados/rasurados/afeitados como se diga.

Pero eso no es todo, me estresan los gordos y no hablo de todos nuevamente, los que me estresan son lso que tienen actitud y no digo que sea mala, sólo digo que en exceso y mal enfocada es nocivo para la -mi- salud. Odio cuando deciden lucirse y sentirse bonitos, entonces deciden ponerse ropa ajustada que cubra cada uno de sus rincones, que sea uan doble piel, sueñan con trajes de látex y dominatriz y que alguna mujer estereotípicamente flaca y "hermosa" se fije en ellos, sólo para ella sentirse queridas y ellos sentirse aceptados. Odio que algunas mujeres muestren sus grandes dotes, repletos de estrías y celulitis, que usan tangas más largas que sus pantalones, que tienen flores en ese punto donde todos lso extremos se unen y se muestra escondiendo aquella raja que si bien algunos aman -burlarse- otros desprecia(mos).

Sí, odio los gorditos, los que no son chéveres, los que piensan que su cuerpo está en perfecta armonía que exhiben aquello que a las escuálidas nos falta, carne en exceso. Pero si hay algo que me molesta mucho más y son esas personas que por haberse dedicado a comer, por tenerle un amor enfermo a los alimentos, por dejarse undir en la grasa de las comidas, en los carbohidratos de los dulces tienen ese teamaño desagradablemente grande y por favor, lectores, énfasis en el grande. (Por si no se habían dado cuenta, con este párrafo especifíco el tipo de persona ancha que me incomoda, sé que hay algunos que lo tienen como condición física y aquellos los respeto o tolero más)

En fin, pasando de las gordas llegamos a las queuna amiga denomida "arquímedes" todo se desborda, toda esa carne que debería estar bien puesta en sus gluteos se desborda por el jean, haciendo que sus caderas sean exageradamente grasosas y desagradables. Que juran que la ombliguerita rosa con peluche y los guantes la hacen ver churra o atractiva y ni hablar de esas minifaldas que para desear dejan poco.

Por otra parte odio los sabihondos que salen con comentarios como "Pues...si hubo una segunda guerra mundial es porque hubo una primera" pero eso es para otro post....la gente brillante que nos rodea.