Sígueme

jueves, 2 de diciembre de 2010

Zona de Promesas

Tiempo sin pasar por aquí....los finales y la fala de inspiración. Problemas de memoria porque además, me inspiro pero olvido. Además que rompí la promesa de escribir aquí al menos una vez al mes. Por esta razón es que salió esto....es decir, cuando no han olido, visto, escuchado una promesa que ya se fue.

(re)prometo pasar por aquí y escribir más...e ir más con el título del blog...aunque no hay necesidad, todo es uan divagación mía.



Amo las promesas, especialmente aquellas que toman un cuerpo y se pasean frente a uno cuando fueron rotas.
Cuando se vuelven una canción y se quedan para siempre en la memoria. pero, sin duda, lo que más amo de ellas es esa constante de palabras, contextos y emociones que nos llevan a pronunciarlas y romperlas.
El tenue dulzor en la desazón de una promesa perdida, o de esas que son dichas apra terminar como un recuerdo fragmentado y borroso con ápices de alegría en sus más visibles esquirlas, que se enterraron en los ojos de la memoria, que cuando vemos el pasado-para entender por qué tomó cuerpo- lo primero que se asoma es el dolor del cuerpo.