Sígueme

sábado, 30 de julio de 2011

Y ella

Me encanta repetir su nombre todas las noches, me gusta como suena, a pesar que uso otro cuando la tengo en frente. Me encanta como dice el mío, no me cansa que lo repita, que llame mi atención, muero porque lo diga a mi oído miles de veces, mientras me abraza.

Me gusta cuando me dice que me quiere, así le repita que sé que lo hace que no tiene por qué decirlo. Me gusta más que me conoce más de lo que yo quisiera.

Y aún así tengo un miedo que me consume, pensando que mi gusto es mal sano para ella. Porque sé que la tranquilidad se perdería y que mis ilusiones serían las razones para hacer una distancia que no quiero...y que mi gusto, entre más grande más hondo será el vacío que dejará cuando me de cuenta que debo renunciar a ella.

Porque si llego a decirle en palabras lo que se me atora en la garganta, no sería fraternal, porque si la trato como a un santo es porque así la veo y que si la lastimo...no habrá vuelta atrás para ver su sonrisa.

Sinembargo muero por oir mi nombre en sus labios, y sentirme protegida entre sus brazos, que su temperatura caliente mis días más que el sol del verano...porque a su lado, no siento soledad, ni frío, ni tristeza. Que me hundo en la nostalgia de los días que acabaron y que muero por los que vienen junto a ella.


Me confieso, cometí errores que no lamento, porque así me di cuenta que a quien deseo en este momento no es otra persona que no sea ella....la que adoro sin condición.

domingo, 24 de julio de 2011

Revelaciones.

Mi mejor táctica para seguir era olvidar, no porque yo quisiera hacerlo sino porque así me hicieron, atenta y olvidadiza, que con el tiempo todo se me desvanece de la memoria sólo dejando los buenos colores de antaño.

Ahora que me siento y veo dentro de mí, no sé en qué punto del camino me quedé, porque lo que hoy soy no es nada con lo que solía ser ni lo que quería ser, hoy lo digo con tristeza desprecio lo que me he convertido, soy del tipo de seres que con tal de sentirse con ventaja desecha y pasa por encima a quienes la aman. Lastimosamente también he sido la víctima de un egoísmo tan grande que me demoré en ver sus límites para abandonarlo.

Hoy he llorado mi nombre y el de mis seres amados, me he disculpado de antemano porque he de dejarlos en esta parte del camino, ya que el fastidio que siento por mi misma podría verse reflejado en una falta de interés y cariño hacía ellos. No soy lo que soñé ser, soy más bien un reflejo de mis pesadillas. Afortunadamente en mi vida hay una estrella que me muestra en lo qu eme convierto, aunque a mi pesar lo hizo de una forma que me duele admitir.

En este instante soy de las que ama con cuidado, con fervor y en secreto, no daré mis emociones a cualquiera ni dejaré que me dominen como ya lo hicieron. Prometo que las lágrimas de hoy no se repiten, porque sólo saldrán cuando tenga cosas hermosas frente a mí, y que mi risa seguirá siendo tan espotánea y sincera como siempre.

Me despido, porque decidí que a partir de esta esquina no continuaré con ustedes...

sábado, 23 de julio de 2011

Juillet

Me demoré en destilar el veneno de aquella historia, que yo misma quise consumir hasta terminar deshecha y pensando en su nombre y sabor. Me sabía a violencia y vaya que disfrute ese tiempo, donde una dulzura que no se mostrará en un buen tiempo fue la miel con la cual me tragué la ponzoña en sus besos.

No es como si me arrepentiera de esos días, porque a decir verdad fueron hermosos mientras fueron, ahora sólo son un recuerdo al que me apego por una nostalgia que ha sido más grande que yo, no es como si aún creyera fielmente que llegaría aquel día en el que todo regresara a nostros, no a mí, sino a lo que fuimos. Gracias a mi melancolía constante y agujeros negros recurrentes en mi memoria, mi estado de ánimo y mi ser, me dediqué a jugar para pasar el tiempo y recuperar el perdido en lágrimas y lamentos, mi preferido era el de ser amada y dejar.

No me siento orgullosa y más bien ofresco disculpas a quienes cayeron allí, aunque fui sincera y les dije que no pasaría de eso. Para mi alegría y tal vez castigo, sí conocí a alguien a quien quise demasiado pero no amé -y ahora que lo pienso con tranquilidad, amor sólo por una persona, el resto ha sido una niña que se aferró a una imagen/deseo que cuando obtuvo no podía quedar satisfecha, siempre necesitó de más.- Y fue gracias a ese individuo que aprendí que uno no deja nunca de extrañar a alguien o de sentir cariño, es simplemente que la intensidad se desvanece con el tiempo y con pasar de otros.

Siempre he de extrañar a su voz, su sonrisa y sus chistes malos. Siempre he de extrañar a sus vicios y miradas raras. Siempre he de extrañar como solía mirarme con ternura. Y siempre he de extrañar su bondad casi ingenua. Hasta aquí llegan sus recuerdos y seguimos con el cianuro que escogí beber.

No sé por qué no olvidé aquello que sí me hizo daño pero vivo tranquila con la idea que lo bonito terminó. Creí haberme despedido muchas veces pero sin darme cuenta mi insconsiente lo revive todas las noches, más no importa, hoy descubrí que cuando veo algo relativo a él, más de un nombre viene a mi memoria, más que asco siento en mi pecho y más que lástima siento por eso.

No me despido porque sé que aparecerá muchísimas más veces...tan sólo es mi última dosis, porque cuando vuelva a escucharlo sólo estará el desazón en la boca, no habrá tristeza en mis manos ni decepción en mis ojos, tan sólo ese sabor que recuerda lo que no se debe volver a probar.

Aprendí que no debo recordar con besos viejos, porque si olvidé es porque no fue tan mágico, que las palabras tan hermosas y dóciles llegan más fácil a las entrañas y que sus manos son tan reemplazables como todas las veces que él remplazó las mías. Y que sus caminos eran tan comunes que merecí explorar más.

Le dejaré al tiempo pasar sin hacer nada para entretenerme y hablaré a quiénes se sienten en mi banca para conversar, veré el cielo, escucharé la vida entre las calles...y me recuerde lo mucho que amo los cambios de estación.


Mientras escribía esto escuché Leave de Glen Hansard, aquí un fragmento 'And I Hope you feel better Now that it's out What took you so long' sentí que me habló esta parte...

sábado, 16 de julio de 2011

Ninfa...

Tomó el teléfono y marcó los 10 dígitos que tanto dolor le causaban, esperó unos segundos mientras el tono que tanto le gustaba imitar sonaba rítmicamente cada cinco segundos. La ansiedad se hacia más grande y envolvente, sabía que lo que deseaba era masoquismo puro y sin embargo siguió esperando....hasta que contestó.

Su voz era la misma que había dejado meses atrás, tal y como creía recordarla. Él le habló con tranquilidad, hasta con emoción, preguntó cómo estaba y ella respondió alegre que estaba muy bien, y como no quiso devolverle la pregunta continuó con la conversación. Entre preguntas triviales y risas fingidas, llegó al tema que tanto quería tocarle....se moría por verlo una vez más, sólo ellos dos sin nadie más en el mundo para molestarlos. Aceptó...se vieron ese mismo día, una horas después, cuando recién la tarde empezaba.

Entre risas nerviosas y caricias cubiertas, terminaron entre cuatro testigos, que vieron como poco a poco las verdades salían a flote con cada prenda que caía. Ella lo deseaba y él a ella, al menos en esa línea coincidían. Él la tomó con una fuerza posesiva, como si fuese agua o arena, que se le escapaba entre sus manos, como si tenerla en ese momento fuese para lo único que existía, y bueno, ella se entregó a él, pero no con amor, sino con una sed insaciable, como si sólo tuviera sentido cuando se encontraba entre sus brazos, como si silueta se definiese cuando él la dibuja.

Cobraba sentido la vida cuando escuchaban sus jadeos.

El sol no se había escondido cuando ella ya se estaba vistiendo, acomodaba su falda y su blusa, se veía al espejo revisando sus medias, él la miraba desde la cama con cansancio y entre-dormido, afortunadamente pensó que su partida había sido un sueño, porque así ella no tendría que hablar sobre lo que sintió.

Igual y más adelante aquella tarde se repetiría, ya que sus cuerpos expresan más que sus bocas...