Sígueme

domingo, 28 de agosto de 2011

Sobre rostros y sueños

Llevo toda uan vida soñándolo sin ver sus rostro, llevo toda una vida esperando a que llegue como en mis sueños, con flores, con dulces, con canciones, con abrazos y con besos. Que me haga sentir como que llevamos toda la vida estando juntos cuando a penas llegamos al día.

Y así son las cosas, han sido años seguidos donde sueño con que me abraza, me besa y me habla, donde aunque no tiene rostro, sé quién es y sé lo que siento, que sé que sus ojos me dicen verdades que su boca calla. No sé qué pensarán y espero entiendan que después de pasar la noche a su lado, cuando me despierto sólo siento desesperación, genuina, pura, de no tener ni idea de quién es.

Y en estos días, por una extraña razón volví a soñarlo, volví a caminar con él, conversar con él, a extrañarlo. Lo maś curioso de estos últimos encuentros es que tiene un rostro que conozco, tiene una sonrisa a la que me he acostumbrado y quiero tener siempre, en mis sueños, no mientras estoy despierta, porque sé que no es ese rostro lo que yo tanto amo.

Lo último que quiero es que enamorarme del rostro nada más, muchos menos desear besarle con la desesperación de ver mi sueño hecho carne.




Mientras escribí este post escuché Dejaste Ver tu Corazón de Fito Páez.

sábado, 27 de agosto de 2011

Parte II

No se trata de haber vivido mucho, o de olvidar las cosas porque sí, lo que me sucede es que muy pocas cosas merecen ser recordadas y entre esas, para vivir bien, escogí olvidar aquel acto egoísta que pretendía quererme y no es como si mi corazón se rompiera en mil pedazos o me jure no volver a querer a alguien, es tan sólo aprender a querer con medida (correctas preferiblemente) aprender que las cosas duelen más cuando se hacen con una inocencia tan grande que sólo da placer al egoísmo.

Y con esa premisa me pregunto, ¿cómo la inocencia (o ingenuidad) tan propia de esas etapas puras del hombre puede llevar a sólo satisfacer el egoísmo? ¿Cómo alguien a quien yo pongo primero en mi lista de prioridades -incluso sobre mí misma- me pone en lugar tan bajo como después de sus deseos? En efecto, en este siglo tan 'barato' se debe aprender un poco más de cómo querer a alguien sin jurarle amor eterno.

Por si acaso, ya no (me) importa, no le veo caso a querer a alguien que no quiere, miento, sí quiere, a todos, a cualquiera, a ninguno. Al final, sigo esperando que sonría y que alguien la cuide como merece ser cuidada, espero que ella cuide de regreso. Espero que aprenda de sus errores y deje de cometerlos, pero igual seguirá llevándose sustos que sólo son justificables en un descuido.

Lástima que las despedidas duren más que los saludos, porque siempre será lo que se recuerda, y qué pena que me esté despidiendo de ella sin que se dé por enterada. Qué cagada, ganó la razón, lo que me alegra es que 'sabrá' entenderlo, pues siempre pone su cabeza sobre su corazón, así decida ignorarla y hacer lo que le place a sus emociones.

Si no les quedó claro, esta fue mi carta de renuncia a alguien a quien, por mi propio bien, debo dejar de querer.

I only wish you weren't my friend
Then I could hurt you in the end
I never claimed to be a saint

Este post fue escribo mientras escuchaba: Nada más preciado para mí de Fito Páez y Snuff de Slipknot

domingo, 14 de agosto de 2011

Tormenta

Después de mucho pensarlo, ella llegó ala conclusión que su nuevo amor por herir a otros era gracias a sus amores de antaño. Y se preguntarán ¿por qué lastimar? Pues porque desde hace tiempo el placer del sexo era tan mortal como el cuerpo mismo, el placer del dolor era tan efímero como el deseo de sentir y ella quería algo que le durará para toda la vida, no lo vagos recuerdos de copas, gemidos perdidos y te quieros mentidos.

Así, pues, tras durar días con la misma idea en la cabeza, llegó a la respuesta deseada, iba de ahí en adelante a ver los rostros de tristeza y agonía cuando se despidiera, cuando les dijera lo mucho que les odiaba o incluso cuando gritara sus nombres con un odio tan aparente que lastimaba de verdad. Porque después de todo esa expresión de dolor, de vida, de tristeza, de existencia era aquel sentimiento inmortal que tanto había deseado, sin quitar el factor que era tan poderoso para ella que una vez empezó a coleccionar lágrimas nunca más pudo detenerse.

Pero aunque no lo crean esa era la mejor parte, porque empezó a valorar más las sonrisas en los otros, empezó a desear abrazos y besos. Poco a poco ese lado tan mortal de ella empezó a despertarse de nuevo, esta vez sin gemidos o sudores, tan sólo ese sentimiento fuerte de estar completo....con uno, con muchos. Ella no le gustaba nadie pero quería a todos, ella no prometía nada y recibía todo. Que con su honestidad maldita -como muchos la llamaron- obtuvo lo que siempre quiso, la tranquilidad de saberse viva e inmarcesible.

lunes, 8 de agosto de 2011

Parte I. 1

....Y para los que me leen, decidí no renunciar.


Fin del comunicado.

domingo, 7 de agosto de 2011

Parte I

¿Están las cosas bien? ¿Aún si me retiro por petición? Vuelvo y digo, que lo pida y lo haré, el problema es entonces que mi cabeza quiere tener como excusa su rechazo para despedirse.

Una vez más pasaría por encima de todo lo que siento para sobrevivir, para que el dolor y la ansiedad del pasado nunca vuelva.

No soy del tipo de personas que se guía por una atadura o un sentimiento, incluso cuando siento que quieren dejarme en un mismo lugar más ganas me dan volar y ser libre. No soy de las extraña, pero sí de las que desea, ni soy de las que llora por tristeza, suelo expresar más cuando hay enojo, y esa, la rabia es mi emoción preferida, especialmente cuando se apodera de la mente y proporciona venenos constantes, específicamente, cuando es uno mismo el que la cultiva y cuando lo veo en alguien más.

Pero sin salirme de mi historia, si me marcho, la deseo, si me quedo, la deseo, si no estoy, no está. ¿Será que renuncio? Si lo hago es porque no vale la pena, pero sí lo vale, ella lo vale; lo que no vale son mis intenciones, que sólo le dan miedo y tristeza.

Creo que organiso mis pensamientos para dejar a un lado las emociones, sopesemos, le dejó al corazón que liuche contra su razón o impongo a mi cabeza contra sus razonamientos, quizá, si gana mi cabeza, pase por encima de su recuerdo y muchas cosas más, pase por encima por su significado y todo esfuerzo por ella será un vago impulso para recordarle.

Mejor, desde ya empiezo a olvidarme de las copas y las flores, del azul y las hamacas, de mí y desus letras....

jueves, 4 de agosto de 2011

Y un sueño.

Me preguntó que me pasaba y en su voz, ese interés 'oculto' fue más que evidente. Lo hizo cuando movió su cabeza y me vio llorar en un silencio tan absoluto que ni yo me había dado cuenta, la mayoría de ese tiempo me la pasé en cualquier sitio menos ese.

Volvió a insistir en su pregunta y yo, sin la intención de responder, le dije con la voz más dulce y menos temblorosa que encontré, que no lo había escuchado por mis audífonos, mentira, hace tiempo se había descargado....por ende llevaba un buen rato aguantándome a mi misma, mis opiniones, mis recuerdos, mis memorias y mis pensamientos; todo de lo que huyo llenando mi cabeza de voces y vidas ajenas. Sólo estaba la mía allí, en ese gran espacio que dejó de distraerse en el momento que todo se quedó en silencio.

'No es fácil saber qué pienso e incluso, la mayoría de la veces, ni me pongo atención' le contesté para que abandonara todo interés en una conversación casual conmigo. Y él no logró imaginarse todos los colores, formas, olores, texturas que tenía en mi cabeza, no conoce mi caos, de lo que huyo, lo que escondo y mucho menos de las ganas de sentir como una mano apretaba la mía mientras deja que las lágrimas caigan.

Y creo que he tragado tantas que por eso vivo con sed.

Un rompecabezas que perdió forma cuando adquirí consciencia, en ese momento en el que me di cuenta que hasta ese día no recordaba mi vida y que a duras penas lo recuerdo, desde que me siento tan...viva. Para mí, que desde hace días siento que no me he despertado, que estoy en un sueño de mal gusto donde me dejo llevar por mis emociones, unas que sólo llevan a un camino sin salida. Que siento que no despertaré hasta que algo excitante pase.

Me he despertado de varias noches y 'los sueños se olvidan pero las pesadillas nunca acaban' y de tanto andar soñando despierta en un sueño desagradable, se me está volviendo una de mis más preciadas y hermosas pesadillas. Que el sueño dure hasta que no tenga que pasar nada más.